Eternamente joven

Eternamente joven
Año 1939. Daniel McCormick (Mel Gibson), piloto de pruebas, es un hombre al que todo le va bien en la vida. Todo cambia una mañana en la que su novia, Helen, tiene un desgraciado accidente. Desolado, se ofrece voluntario para un experimento secreto: El cuerpo de Daniel queda congelado en una cápsula experimental. En 1992, más de cincuenta años después, dos niños descubren la cápsula y descongelan el cuerpo, llevando a Daniel a casa de uno de ellos, que vive con su madre Claire (Jamie Lee Curtis).

Enlaces

Relacionados.


Infiltrada en la NASA
Hola, mi nombre es Doris
La letra escarlata
Golpe de Suerte
Santa Mi Amor
¡Qué guapa soy!
Hasta los huesos: Bones and All
Cambio de planes